11 de febrero de 2020

Fuentes en el entorno de las piscinas








Mi corazón reposa junto a la fuente fría.
(Llénala con tus hilos,
araña del olvido.)
...
Mi corazón se vuelca sobre la fuente fría.
(Manos blancas, lejanas,
detened a las aguas.)
Federico García Lorca

Estas fuentes, de las que solo una surte agua, tienen el típico empaque molinero del granito basto toscamente labrado unido a los colores vivos del liquen y del musgo.
 
Esta última habrá que protegerla cuando se construya el deseado camino-acera para favorecer la movilidad activa entre las piscinas y la entrada a Montepinar, que finalmente va a tener un ancho de 1,80 m y cuyo presupuesto está pendiente de aprobar. El tubo de plástico casi mejor quitarlo. El cañito de hierro aún gotea, creando un minúsculo humedal.

No hay comentarios: